Archivo de la etiqueta: palma

Historia de una viñeta de prensa

Hay días que los mal llamados chistes te salen a la primera, pero son escasos. Es mucho más frecuente tener que darles muchas vueltas primero.

En mi caso, el trabajo de editorialista gráfico conlleva no poder elegir la noticia sobre la que voy a trabajar. La de ayer fue ésta sobre la disminución de la población de Palma. No parece un tema muy jugoso que digamos, ¿verdad?. Todo depende de por dónde lo ataque uno, pero hay temas que se prestan más que otros (especialmente los críticos, los que se hacen a la contra de alguien). A mí me pareció encontrarle un punto interesante: la inmigración desplazada al ser uno de los colectivos más afectados por el paro, contrariamente a la opinión popular de “nos quitan el trabajo”.

Salió este dibujo:

Aunque a mí me gustaba, era quizá un poco demasiado obvio. Vamos a darle alguna vuelta.

Este está mejor, menos texto, un rollo más El Roto, con todos mis respetos, que ya me gustaría. Pero es un poco críptico ¿no? Vamos a intentar enfocarnos en el tema del paro como causa. Si no, tampoco se entiende de qué hablamos. Vamos también más a lo simbólico, a intentar contar cosas con la imagen, al fin y al cabo es humor gráfico.

¡Fatal! Éste es el típico ejemplo de chiste al que se han dado demasiadas vueltas. No se entiende, el globo de texto es bastante inútil y es raro. Remirándolo, la imagen sin texto (conservando la sombra “paro”) hubiera funcionado aceptablemente, pero… ¡buf! Era el momento de tomarse un respiro. Borremos la pantalla y pensemos de nuevo. Y rápido, que se acerca la hora de entregar.

El tema de la inmigración se ha caído de esta última imagen, y como era lo que más me interesaba, quería recuperarlo. Pero sin texto, ya está bien de globos superfluos. Una imagen contundente, a poder ser. A ver.

Con este me quedé. Creo que es el mejor de los cuatro, es conciso, deja que el lector interprete sin meterle la carga social tan chapuceramente, y es una síntesis gráfica adecuada de mi visión de la noticia. No es divertido (no lo pretende), pero es explicativo y espero que pueda mover a la reflexión, al menos un poco. Por supuesto, quizá el primero dice más cosas, y el segundo es más emotivo. Esto es lo malo de este trabajo: ¡Nunca puede uno estar seguro de haber acertado!